¿Cómo sé si es mejor tener aceptación y ser paciente, o realizar un ajuste para poder ver un cambio?

By: John Morton, DCE

February 15th, 2019

¿Cómo sé si es mejor tener aceptación y ser paciente, o realizar un ajuste para poder ver un cambio?

 

Pregunta: ¿Cómo sé si es mejor tener aceptación y ser paciente, o realizar un ajuste para poder ver un cambio?

Respuesta: Cuando elegimos realizarnos espiritualmente, nos encontramos funcionando según las leyes del Espíritu: aceptación, cooperación, entendimiento, entusiasmo y empatía. Hay una alineación con cómo pensamos de nosotros mismos como Almas. Una clave es agradecer lo que sea que uno viva. Todo tiene valor. Nada debe ser diferente de lo que es y, sin embargo, en este mundo el cambio es constante. Aun cuando esa manera de vivir en el mundo pueda ser un reto, es posible aprender a alinearse con las leyes del Espíritu y practicar cómo aplicarlas.

Comienza el día asumiendo una actitud de gratitud. Hay una razón para que Dios te enfrente con un desafío. Puedes pedir: “Ayúdame a entender, Señor. ¿Cómo puedo usar esta situación para elevarme? ¿Qué es lo que tengo que aprender?”. Hay días en que solo tienes que hacer lo mejor que puedes. Di entonces: “Gracias, Señor,” y maneja la situación lo mejor que puedas con lo que sabes y las circunstancias presentes.

En el libro, Tú Eres las Bendiciones, digo: “Aunque reacciones de manera disfuncional frente a las circunstancias de la vida, el Alma sigue evolucionando, utilizando todo para aprender, crecer y elevarse. El Alma progresa con la vida. Toda situación, todo acontecimiento y cualquiera de sus aspectos, sirven para nutrir y expandir el fulgor del Alma. El poder del Alma es este: tomar cada pizca de negatividad y convertirla en el amor de Dios. Ese amor es una bendición permanente”. (pág. 233)

Hay un propósito en la forma en que se ha creado el mundo y que sirve a tu Alma. Hay un propósito en la forma exacta en que has sido creado. No hay errores. Todas las circunstancias de tu vida están en propósito.

Cuando experimentamos reconocimiento y gratitud por las cosas como son, sin expectativas o exigencias de cambio, y cuando aceptamos las cosas tal como son, nos encontramos dentro de las bendiciones que ya están presentes… Independientemente de lo que te esté confrontando o de las dificultades que enfrentes en cualquier momento, siempre tienes la oportunidad de cambiar y de dirigir lo que elijas hacia las bendiciones más grandes. Que optes por las bendiciones mayores siempre depende de ti.

“Atrévete a cambiar para mejor. Sé valiente, libérate, ten la voluntad y mantente enfocado en las bendiciones, que ese es el bien mayor que puedes elegir ahora mismo”. (pág. 240)

Añade tu voz

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*