Tienda
Menú
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Escribiendo, Pintando, y el Ministerio de Compartir las Bendiciones Abiertamente con Todos

Desde mi experiencia escribir y pintar cuentos para niños es una forma de escuchar la Corriente del Sonido.

Cuando suelto y permito que Dios cree la historia a través de mí, hace el caminar por la vida con más y más alegría, amor, perdón y confianza un proceso metafórico. Alegría, porque aumenta la confianza en uno mismo; amor, porque las historias están hechas de amor; perdón, porque a veces hay que volver a escribir o pintar, y confianza, porque el proceso creativo está vivo y es actual.  Para mí, es una forma divertida de conectarme con la enseñanza de J-R que el Cristo está presente y el reino de los cielos está cerca.

Hay veces que hablo y mis palabras o las emociones que las acompañan, traicionan la verdad de la dulzura que hay en mí. Cuando juzgo esta expresión y pienso que me he quedado corta, me doy cuenta de que esto no me lleva a ninguna parte, excepto a sentirme atascada. Cuando escribo y pinto, si mi expresión no está a la altura de lo que realmente quiero comunicar, vuelvo a hacerlo. Puedo editar las palabras o convertir una pincelada fuerte en un “feliz error”.

Esto es como perdonar y seguir adelante, esa es la metáfora a la que me refería antes.

Las dos cosas más importantes que hacen que mi vida creativa fluya son la aceptación y la persistencia.  En otras palabras, no juzgar mi trabajo y no rendirme. Las enseñanzas de J-R de colocar la parte trasera de mis pantalones en la silla, y la voluntad de hacer da la capacidad de hacer; son como la piedra angular para mí.

Lo peor que puedo hacer es juzgarme porque eso cierra la libertad de expresión.  Si me juzgo, trabajo con estrategias de perdón aprendidas en la USM y en el DSS.  Además de perdonar los juicios, mis métodos incluyen hacer ejercicio y salir al aire libre cuando el tiempo lo permite, así como acudir a amigos o familiares que me apoyen.

Encuentro que las sesiones de escritura o de pintura más exitosas comienzan diciendo humildemente mi bendición ministerial en voz alta, y dedicando el trabajo a Dios porque viene de Dios.  También pido que los lectores sean bendecidos al participar de mis historias. Hay una frase en mi ordenación que dice: “Ábrete a recibir las bendiciones y comparte abiertamente y a un buen grado con todos”.  Cuando me abro a recibir, la alegría y la bondad, la tribulación y el desafío, el capricho y el perdón de la vida ruedan a través de mí como sonidos, imágenes y palabras. Hago todo lo que puedo para capturarlos y ponerlos en el papel, y a menudo me lleva muchos intentos. Escribir y pintar es un ejercicio espiritual de paciencia. Y el ciclo se completa cuando comparto mis historias con otros, porque el amor y la luz viajan a través de ellas hacia los demás.

A veces me gustaría poder rehacer mis interacciones diarias con el mundo de forma instantánea, como lo hago con el botón de borrar o con la nueva capa de pintura… y quizás, en el sentido más amplio, sí que podemos rehacerlo porque cada momento es ahora.

Creo que cada uno de nosotros camina con un profundo deseo: “por favor, ámame tal y como soy. Por favor, ámame exactamente como soy”. Exponemos ese deseo al mundo y a veces se cumple y a veces no. Escribir y pintar es una forma de amarme tal y como soy. Es un deseo profundo que se cumple.

Te quiero y te agradezco que leas mis libros. El pasado 6 de noviembre realice una celebración para el lanzamiento de mi libro, Las nieblas de Guilin, que es una historia de aventura familiar mística bilingüe en inglés y español basada en nuestro viaje a China en el 2000 con J-R.

Rev. Dra. Karen Berry Powell,

¡AMOR y LUZ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma