Tienda
Menú
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

IR A CASA PARA NAVIDAD

La Misa del HOGAR de Cristo ocurre en el corazón de cada persona. Si resides en Cristo, entonces estás en casa. – John-Roger 

Este artículo de John-Roger se publicó por primera vez en el periódico del Movimiento, en  Diciembre de 1976.

La época de Navidad significa diferentes cosas para muchas personas y hay muchos niveles de expresión que aparecen en esta época del año. Un nivel que hemos escuchado a menudo de personas y en canciones e historias, es la idea de “Quiero ir a casa para Navidad”. Es una frase que parece tener gran significado para muchos de nosotros; y entonces estuve meditando o contemplando esta idea, y me pregunté qué significa “hogar” para todas las Almas hermosas que se reúnen a celebrar la Misa de Cristo y cual es el mensaje que puede traerles la idea de “hogar” – cual sería el mensaje que podría despertarlos otro paso de modo que puedan evolucionar más alto.

Pensé en muchas cosas. Me pregunté: “¿Dónde está esta casa a la que todos queremos ir?” Pensé. “¿Dónde está?” Pensé en la estructura física que es mi casa y me dije: “Sí, ésta es una forma de hogar”. Pensé en el lugar donde solían vivir mis padres y pensé: “Sí, esa es una forma de hogar”. Luego pensé en dónde vivía mi padre después de que mi madre dejara la forma física y esa era una forma de hogar. Sin embargo, ninguna de éstas es el hogar realmente. El año en que mi madre falleció, estaba de visita conmigo y me dijo: “Quiero estar en casa para Navidad este año”. Y dije: “Lo estarás. No hay duda de eso “. Ella dijo: “¿De verdad lo crees?” Le dije: “No hay duda de que estarás en casa por Navidad. Entonces, esa primavera cuando dejó el cuerpo, se enteró de que estaba en casa. Y fue tan gozoso dentro de mí darme cuenta de que ahora ella experimentaría por completo esa satisfacción de estar en casa.

La Misa del HOGAR de Cristo, está en el corazón de cada persona. Si resides en Cristo, entonces estás en casa. Es un fenómeno residir en el Cristo; es una irrealidad no hacerlo. Cuando Jesús se presentó y dijo que no tenía dónde reclinar la cabeza, en realidad estaba diciendo que El Cristo reside en todas partes y que esa Conciencia nunca recuesta su cabeza. Esta es la parte de nosotros que vive eternamente y está eternamente despierta.

Algunas personas esperan fervientemente el regreso de Cristo. Esperan y oran para que el Cristo regrese. Esperan y oran por Su regreso, sin darse cuenta de que Él nunca se fue.

Es interesante, que la gente está orando para que El venga y tiene miedo de que Él lo haga. Muchas personas sienten que probablemente se van a ir al infierno y por eso sienten que el regreso de Cristo podría ser una gran calamidad para ellos. Y a algunos les gustaría ir al cielo, pero al hacer su examen de conciencia, dicen: “Bueno, no creo que esté del todo preparado; así que, si no te importa Señor, no vengas en este momento, pero sigue viniendo hacia acá “. Las personas que profesan esto; no han estudiado las Escrituras realmente; si lo hubieran hecho, sabrían que Cristo dijo: “Yo estoy siempre con ustedes, hasta el final”. Nunca se ha ido; el Cristo reside todo el tiempo con nosotros. Lo único que tenemos que hacer es despertar a eso. Simplemente despertar a nuestro propia Cristocracia, a ese nivel de conciencia. Cuando estamos allí, estamos en casa. Entonces todo lo demás está seguro; no hay otro lugar adonde ir. Es desde esa posición de la Conciencia Crística que saludamos al Cristo en cada ser que camina por el planeta.

La palabra “Navidad”, (christmas) en inglés, significa “Misa de Cristo, es la adoración del Cristo dentro de cada uno de nosotros y el compartir ese Espíritu. Nos acercamos al Cristo interiormente y adoramos al Dios de nuestro corazón, al Dios de cada uno en nuestras individualidades, no al hombre. En este momento en particular, en esta época navideña del año, es casi como si los ángeles estuvieran tocando muy de cerca el corazón de los hombres, especialmente el corazón de aquellos hombres que están abiertos al mensaje del amor eterno, el entendimiento, la fe, la esperanza y la caridad.

Al comprender mejor la Misa de Cristo, descubrimos que estamos en casa de tantas maneras. Donde hay amor, allí hemos encontrado el hogar. Hubo una ocasión muy interesante cuando estaba mirando en los registros Akáshicos, donde un niño pequeño estaba sentado en una silla y tenía una tela o manta sobre el regazo para mantener el cuerpo caliente. El niño parecía sano y feliz; los ojos brillaban y resplandecían. La madre de este niño se acercó y levantó el cuerpo y cuando la manta se cayó, no había piernas en el cuerpo. Solo había un torso sin piernas. Sin embargo, ese pequeño niño puso sus manitos sobre el rostro de su madre y con el amor que él tenía y el amor que ella tenía, estaban en casa.

Esta es una de las muchas formas en que Cristo se manifiesta eternamente a cada uno de nosotros. Cuando nos miramos a los ojos, traspasando las personalidades y las idiosincrasias, estamos mirando por las ventanas del Alma y allí, cuando podemos mantener esta mirada el tiempo suficiente, podemos contemplar al Cristo dentro de la otra persona. Pero en este día y en esta época, si miras a los ojos a alguien por mucho tiempo, tienden a parpadear, dar la vuelta o avergonzarse o se preguntan qué es lo que buscas o por qué estás tratando de acecharlo. Y tal vez, luego jueguen al viejo juego de la hostilidad y de la venganza.

Sin embargo, cuando nos movemos más dentro del centro de Cristo, encontramos que podemos mirar a cualquier persona a los ojos durante el tiempo que sea necesario, sin sentir nada más que este amor espiritual; y luego volvemos a compartir del Cristo dentro y fuera. Ésta es una de las razones por las que las personas son tan valiosas. No hay nada tan valioso como las personas. Si intentas colocar algo por encima de las personas, has entrado en una espantosa ilusión. Es esa chispa divina dentro de todos lo que los hace tan valiosos. Cuando un niño llora y eso te perturba, ciertamente debes revisar tus propios niveles, porque más allá de la expresión de ese niño, reside el Cristo. Cuando alguien parece tener una discapacidad o impedimento físico y te sientes perturbado por ello, mira más allá de esa expresión hacia el Cristo que reside en ellos. Si alguien está emocionalmente molesto, mira más allá de su expresión de malestar, hacia su Cristo interno. Está allí.

Es importante recordar que todos hemos clamado al Padre. De hecho, clamamos eternamente; decimos: “Estoy listo, llévame a casa. Pero hazlo a mi manera. “pero más y más personas se dan cuenta de que cuando dicen “a mi manera”, realmente no saben lo que están diciendo. Creo que lo que están diciendo es: “Señor, muéstrame el camino y lo haré mi camino; si no puede adaptarse a mí, me adaptaré a él “. Y allí de nuevo, residimos dentro de la fuerza, la sabiduría y el amor de la Conciencia Crística.

Cuando los magos se acercaron al niño Jesús y le dijeron: “Toda fuerza, toda sabiduría y todo amor sean tuyos”, realmente estaban identificando los atributos de la Conciencia Crística. Mira, en Cristo tenemos toda la fuerza; pero la fuerza sin sabiduría es abuso y la sabiduría sin amor para ayudarnos a expresarla se convierte en arrogancia. Y no queremos entrar en eso. Cuando hemos entrado en la fuerza, la sabiduría y el amor; y los hemos equilibrado, no debemos mostrarlo para menospreciar o lastimar a la gente o para decir: “He encontrado el camino y tú no”. Pero una vez más, debemos redescubrir la idea de: “Padre, tú estás en mí y yo estoy en ti; nos necesitamos el uno al otro. Pero aún más importante es que somos el otro “. Y si somos uno con el Padre, también somos uno con cada uno de nuestros hermanos y hermanas en todas partes.

Es una Edad de Dorada a la que estamos entrando. La gente dice: “Caray, no más guerras, todo va a estar bien”. Yo digo: “Bueno, no será así tan dorada. Sin embargo, las guerras podrían ser un poco más agradables. Puede que no haya tanta violencia, pero todavía habrá esas dificultades en este nivel porque este nivel está diseñado para eso “.

Cuando nosotros, como guías de la Luz, solo permitimos que las personas expresen su Luz a su manera, para cumplir su destino y caminen el camino al son del sonido que ellos escuchan, entonces, en esencia, hemos hecho lo mismo que Dios hace: — permitirles la libertad de su propia expresión. La libertad de expresión también es la responsabilidad de Ser. Cuando expresamos, somos responsables de esa expresión. De modo que, podríamos querer asegurarnos de que nuestras expresiones sean muy livianas y muy hermosas.

En esta época del año, sentimos una sensación de unidad mayor que nunca. Expresamos más alegría, más Luz, más amor que nunca. Abrimos nuestros corazones a Aquel a quien celebramos su magnífico nacimiento, Jesucristo. Puedes convertir lo a Él en tu Salvador personal. Puedes hacer del Cristo de tu corazón tu Salvador personal. Todo funcionará si lo trabajas.

No hay barreras; no hay restricciones al amor espiritual universal. Solo hay unicidad y el Ser; solo existe Dios. Todos somos expresiones del Espíritu. El Alma es Espíritu individualizado, que se manifiesta a través del cuerpo físico en este plano. No hay nada tan sagrado como Dios en el corazón de cada persona. No hay nada tan perseverante y duradero como Dios en cada corazón.

Así que llena tu corazón con el Ser del amor y déjalo fluir como nunca antes lo habías dejado fluir. No tengas miedo de ser quien eres. Nadie te va a criticar, nadie te va a condenar; recibes criticas cuando te abstienes de expresar tus atributos divinos. Cada día expresarás más y más amor eterno. Libera las perturbaciones del pasado, déjalas ir. Se agradecido, está alegre por el AHORA; porque en este ahora, tendrás el conocimiento de que tú, una vez más, eres El Prometido, que el Mesías está en verdad en el planeta, que Él está presentándonos una dispensación mayor, que Él está moviendo el planeta hacia esta Edad Dorada. Y que las visiones de hombres y mujeres jóvenes serán verdaderas profecías de los años venideros.

Date cuenta de que ahora eres una Escritura Bíblica, que dentro de siglos estas vidas que ahora están siendo entronizadas en los registros Akáshicos serán la Biblia de las personas que dirán: “Si hubiera vivido en ese tiempo, si hubiera podido participar de aquella Conciencia Crística, entonces yo también, podría haber sido santo; Yo también podría haber expresado amor eterno “.

La oración de nuestro corazón se eleva una vez más, diciendo: “Padre, aquí estamos. Ni siquiera sabemos completamente quién eres y, sin embargo, te amamos entrañablemente. Estamos felices aquí, pero queremos estar en casa para Navidad. Queremos vivir eternamente dentro de tus pensamientos Divinos”. Y aún, puedes hacer esto en cada momento, porque en MSIA, a medida que elevas  tu conciencia espiritual interna, te encuentras entrando por las puertas de tu propio Ser. Y hay un gran gozo.

Ahora, en Navidad, cuando pienses en GOZO, piensa en las letras “J-O-Y”(Joy significa Gozo). Y para la primera letra, solo piensa en Jesús. Pon a Jesús primero en este gozo; entrega el amor del Cristo dentro de ti, al amor de Cristo dentro de Jesús. Hazlo Uno. Luego toma la “0” del gozo y deja que eso represente a Otros. Piensa en Jesús primero y en Otros en segundo lugar— tu familia, tu jefe, tus empleados, las personas que ves en la calle. Deja que esta Luz irradie hacia todos ellos. El amor por Jesús es amor que se te devuelve a ti para ser entregado a los demás. Y ahora la “Y” del gozo (you) — eres Tú mismo. Pon a Jesús en primer lugar, a los demás en segundo lugar y a ti mismo en tercer lugar; pero para ti mismo, trae todas las cosas. Toma para ti  el gozo de tu Ser. No hay nada tan hermoso como Almas en armonía. No hay nada tan hermoso como Una mente, Una emoción, Un sentimiento, Un Espíritu, y ese es el de Una de alegre Misa de Cristo, un ser gozoso.

Baruch Bashan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma