Tienda
Menú
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

JOHN ROGER En mi Camino de Retorno al Hogar

Esa misma noche  vino a mi mente la Parábola de los Talentos, copio  parte de su final: Porque a aquél que tiene lo que le falta le será dado… Era lo que me estaba pasando, ya que Jesús no habla de finanzas sino de nuestro objetivo en la creación.

Cuando supimos que este maestro norteamericano, John Roger (J-R), tenía programada una visita a Chile, en 1982, sin duda, un grupo de amigos y amigas, con inquietudes compartidas y con referencias que destacaban al próximo visitante, decidimos participar en todas las actividades que se desarrollaran en Santiago.

Nuestro visitante venía acompañado de cinco o seis personas, que luego supimos que eran parte del Staff de una organización, reconocida legalmente en Estados Unidos, como Iglesia M.S.I.A. (sigla traducida al español: Movimiento del Sendero Interno del Amor). Este Staff me impactó muy positivamente: simpáticos, asequibles a todas las preguntas, rostros distendidos que mostraban una quietud y armonía interna, propias de seres a mi parecer y en general de nuestros amigos angelicales. Ellos nos informaron que podíamos postular a ministros inscribiéndonos después de la charla de J-R.

Pasamos a la sala en que J-R ingresó junto al que actuaría como traductor. Irradiaba una vibración que, a muchos, según comentaban posteriormente, les causó una somnolencia que les fue difícil dominar, sus primeras palabras, aunque el orden puede que lo altere, fue contarnos su misión en la tierra y, específicamente que él era un Viajero Místico cuyo compromiso para con sus discípulos era apoyarlos en un viaje que los llevara al plano del Alma. Distinguió diversos planos que se debían cruzar en un proceso evolutivo, en que los conocimientos y las experiencias se reflejarían  en una comprensión, propia de una conciencia ampliada. Insistió en que los participantes, en ese camino, tenían el compromiso de cuestionar cada paso y comprobar si los resultados era algo practico que les funcionaba. Que estábamos dotados de libertad, requisito necesario en un proyecto evolutivo y parte de la Ley de Amor que regía la creación. Las consecuencias de las transgresiones a esa Ley o no aplicarla cuando correspondiera, sería un llamado a modificar el camino utilizado. Un paso en nuestro crecimiento si sus resultados tenían la fuerza y comprensión para enriquecer nuestra vida con una ampliación, como ya se mencionó, de nuestro nivel de conciencia.

También habló de Dios como un ser presente en toda su creación y de su hijo Jesucristo. De otros avatares y de diversos caminos, sin descalificar ninguno. Los que ingresaban a M.S.I.A. podían retirarse cuando así lo decidieran, cada persona tenía el derecho a elegir aquello que para él o ella funcionara. Aunque no recuerde los detalles en este momento, reconocimos su simpatía para hacer algunos alcances que  celebramos con risas.

Debo reconocer que todo lo escuchado tuvo una fuerte resonancia en mi mundo interno. Un nuevo concepto de la divinidad creadora, libertad, libre expresión, Ley de Amor en que lo negativo es parte del camino y un proceso evolutivo con su oferta y destino al Plano del Alma. Sin dudas, después de escucharlo, registré mi postulación a ministro de M.S.I.A.

Al día siguiente participé en la ceremonia de ingreso como ministro, ceremonia independiente para cada postulante. Cuando fue mi turno, pasé al círculo que formaban varios ángeles del Staff,  más, según recuerdo, el ministro ingresado previamente. Además de la energía presente, me sentí acompañado por seres de elevado nivel. Fue una ceremonia de una hermosura increíble. Posteriormente nos entregaron cinta con la grabación del mensaje personal.  Ya fuera de la sala, yo era otra persona, paz y armonía presente en todo mi cuerpo. En la noche, ya en cama, recuerdo que me dije: ¡qué rápido me llevaron al Plano del Alma! Y creo que era cierto… pero pasajero. Duró lo necesario para saber cuál era mi destino y crear, con la fuerza requerida, un claro objetivo.

Esa misma noche  vino a mi mente la Parábola de los Talentos, copio  parte de su final: Porque a aquél que tiene lo que le falta le será dado… Era lo que me estaba pasando, ya que Jesús no habla de finanzas sino de nuestro objetivo en la creación. Y creo, humildemente, que tenía un pequeño tesoro acumulado buscando respuesta a mi pregunta: ¿cuál es el objetivo de mi presencia en esta creación?

Gracias amado y divino JOHN ROGER, tú fuiste parte trascendente en mi búsqueda. Tú aceptaste la solicitud presentada para que yo recibiera la iniciación del Alma. Me diste lo que en esa época me faltaba. Ese mismo paso me mostró que el camino continúa hasta que retorne al HOGAR.

         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma