Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

¿Cómo puedo hacer que mis Propósitos de Año Nuevo sean para el Mayor Bien?

“Consideren que lo que estamos haciendo al elegir resoluciones es descubrir. Por lo tanto, los invito a trabajar muy personalmente con ustedes mismos cuando reflexionen en sus propósitos de Año Nuevo.

Quizás, estés confirmando tu relación con Dios como tu socio, y mejor amigo».                                                                                                              ~John Morton

Este artículo se publicó anteriormente en el New Day Herald de Enero de 2011 y parece tan valioso hoy, como entonces. Después del artículo hay una Bendición para el Año Nuevo que John dio el 1 de Enero de 2012

Pregunta: ¿Cómo puedo hacer que mis propósitos de Año Nuevo sean para el mayor bien?

John Morton: Consideren que lo que estamos haciendo al elegir resoluciones es descubrir. Por lo tanto, los invito a trabajar muy personalmente con ustedes mismos cuando consideren sus propósitos de Año Nuevo. Quizás, estés confirmando tu relación con Dios como tu socio, y mejor amigo.

Los caminos de Dios son perfectos. Cuando contemplamos quién y qué es Dios, tenemos una extensa, profunda, gloriosa y magnífica experiencia de la perfección. Y la perfección es aquella que se integra para que no haya excepción. Como dijo John-Roger y enseñamos en MSIA, «De Dios vienen todas las cosas». Entonces, cualquier cosa que Dios esté haciendo, calza dentro de un ámbito de perfección. Esto es algo realmente importante de entender tanto, como podamos. Existe esta belleza y gracia que se integra con toda la Creación de modo que nunca haya una excepción. No hay persona, ni cosa, que sea una excepción de la perfección. Para mí, eso está resuelto, que es una forma de la palabra resolución.

Si observas la literalidad de la palabra resolución, es re- solución. Significa resolver o está resuelto. Significa determinación. También hay una parte en la definición sobre la solución. A menudo necesitamos que se nos recuerde, lo que ya está resuelto y de que no necesitamos resolverlo. Entonces, cuando tenemos un enfoque como, «Hay un problema aquí y necesito resolverlo», de alguna manera estamos desalineados. No estamos viendo la verdad. La verdad es que ya está resuelto. Sin embargo, tenemos una parte esencial, una parte integral, que es requerida de nosotros en forma personal para que la perfección se desarrolle. Hay una dimensión que encuentro en Dios que aún no ha terminado. Entonces, está en proceso. Esa es la vitalidad. Es la dinámica. Es el movimiento.

Una forma en que encontramos nuestra resolución en el Movimiento del Sendero Interno del Alma es en la conciencia de la Luz. Entonces, en nuestras reuniones, al unirnos y participar es una especie de resolución, que se inicia con una invocación y una oración. Cantamos un antiguo nombre de Dios, «Anai-Jiu». Lo vocalizamos para nosotros, en silencio o en voz alta, como un llamado de nuestra conciencia hacia Dios.

En MSIA trabajamos con una intención y compromiso con Dios, para estar conscientes y presentes con Dios, y tener la consciencia de Dios y Él consciente con nosotros. Creo que tenemos un Dios que tiene este diseño perfecto, de modo que, si necesitamos acercarnos para escuchar a Dios, es para nuestro provecho, acercarnos. Creo que Dios nos da todo tipo de razones para acercarnos. De esa manera, Dios puede contactarnos mejor.

Una de las cosas que he oído decir a John-Roger es: «Es tu turno». Entonces, si tienes la sensación de que Dios es el que necesita hacer una movida, te sugiero que lo revises nuevamente. No hay espera en el movimiento de Dios. Esta aquí. Esta en plenitud. Está presente. Jesús explicó: “Cuando me ves, cuando me escuchas, estás escuchando al Padre hablar. Ese es quien tiene esa autoridad». Allí está la unción. Ahí está la resolución. ¿Qué es el mayor bien, el mayor propósito, para este año y para el resto de tu vida? Oriéntate en eso. ¿Qué te serviría en tu salud, riqueza y felicidad? ¿En tu realización? Ten la resolución de volver a casa con Dios ahora. Se directo y continúa. Se lento y está seguro. Mantén tus ojos en el Señor.

Lo que en verdad está destinado a ser para ti, para tu mayor bien es lo que estamos resolviendo experimentar aquí. Por tanto, resuélvete a conocer a Dios más plenamente que nunca, antes.  Disfruta descubrir cómo tu compromiso, dedicación, devoción, consagración y celebración te guían a una experiencia de Dios en tu corazón. Conócete a ti mismo como un ser espiritual y lleva ese conocimiento al Año Nuevo.

Digo: “Feliz Año Viejo y Feliz Año Nuevo” en mi forma de ver es otro pasaje en el tiempo. Mi corazón y Luz están contigo mientras avanzas por este pasaje. Recuerda siempre, Dios conoce tu verdad y te ama por completo. Esto trasciende completamente lo que sucede y se expresa en el mundo. Cuanto más puedas encontrar tu paz, tu fuerza, tu confianza en Dios, más podrás comprender que este mundo, no es más que una prueba, que eres totalmente capaz de pasar. Tu forma de responder es importante.

Mantén tu tono, lo mejor que puedas, relajado, claro, amoroso, audaz en tu verdad, humilde en tu disposición a servir con compasión y perdón a otros que intentan reprenderte y derribarte. Deja que el Señor haga cualquier retribución mientras tu tomas el camino más elevado que se expresa a través de la paz para con todo. Hay muchos que han pasado por las pruebas del mundo a través de las fuerzas leales de la oposición. Esta es una oportunidad para responder desde el Espíritu que mora en ti como el Consolador. Sabe que: “esto también pasará” mientras tú, como tu alma, triunfará.

Asegúrate de tomarte el tiempo, tiempo real, para estar en comunión con el Señor. Deléitate en la presencia del Señor, que es tu protección y salvación.

Pidamos la bendición de estar más conscientes de la resolución de Dios en nosotros — que sea sólida, clara y verdadera. Incluso si no lo sabemos conscientemente, o no estamos conscientemente claros, hay valor en el proceso.

En esto no hay contienda. Soltamos eso, lo dejamos ir. Renunciamos a eso en la Luz. No hay presión. No existe ninguna configuración para la decepción o el desánimo. Existe confianza en la perfección. Y confiamos que está hecho. Damos gracias.

Baruch Bashan

Bendición para el Año Nuevo

Querido señor,

Damos gracias por la oportunidad de venir ante Ti.

como aquellos que abrazan plenamente todo lo que Tu eres.

Sabemos que hay un comienzo que es Tu aceptación,

que has emitido Tu creación en aceptación de todos.

Si Tu lo permites, es parte de la perfección.

Entonces, hemos dejado de lado nuestras diferencias, cualquier conflicto que hayamos tenido.

Ahora te pedimos que ; esta resolución con Tu bendición

Se profundice hasta lo más profundo de nuestro ser, de modo que sea cual sea nuestra elección,

elegimos de vuelta, libre, abierta y completamente.

Elegimos celebrar Tu creación, de regocijarnos otro día, y otro año frente a nosotros

Nos regocijamos en esta vida, y hacemos esto por nosotros,

como la responsabilidad de amarnos y cuidarnos.

También estamos decididos a hacer esto por los demás y, sí, por toda Tu creación.

Estamos ante Ti en espíritu, irradiando este amor que Tú eres.

Esta bendición va para toda Tu creación.

Estamos integrados con Tu amor y la verdad de Tu amor,

que proclamamos clara y plenamente, con todas nuestras fuerzas.

Te amamos como ha sido el mandamiento que se ha presentado a través del

siglos.

Descubrimos que siempre hemos sido amados y nunca abandonados.

Entonces, todo juicio se está disolviendo de nuestros ojos, de nuestra sujeción interior.

La solución es en lo que estamos inmersos en este momento.

Esta paz es plena. Este amor es pleno. Esta alegría es plena, este día.

Nos reclamamos como aquellos que avanzan en Tu amor, en Tu luz, en

celebración.

Cuando nos encontremos, de alguna manera olvidando

que somos divinos y mirando la distorsión,

mirando en la oscuridad y la negatividad,

Te pedimos que tengas misericordia de nuestras almas como siempre la has tenido.

Estamos despiertos en Tu amor,

En nuestra plena conciencia y conscientes de Tu amor.

Esta es nuestra verdad, que va adelante hacia todos, desde nosotros.

En nuestra visión, podemos contemplar un mundo de celebración.

Nos permitirnos ver que somos hijos de Dios en Tu reino,

regocijándonos y sabiendo que Tu voluntad se hace siempre y para siempre.

Baruch Bashan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma