Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Vive y Deja Vivir

Cuando la gente se ríe, todos pueden reírse de lo mismo. Cuando Uds., pueden sentarse y reír de una acción, sus espíritus pueden elevarse con bastante rapidez. El gozo y el buen sentir que surge puede elevarte. – John-Roger

Este artículo se publicó por primera vez en el Periódico del Movimiento, en Octubre de 1973.

Existen verdades que funcionarán para ti si las puedes reconocer. Algunas verdades son tan obvias que, por supuesto las conoces. Por ejemplo, si tomas un objeto y lo sueltas, sabes que se va a caer. Se llama «gravedad». Esa es una verdad, es una ley natural. Hay otra verdad que dice: “Tal como expreses una acción, así la vas a recibir” o en términos bíblicos, “Como siembras, así cosechas”. Esa es una verdad.

Pero debido a que por lo general pasa mucho tiempo entre la acción que se manifiesta y la que recibes de regreso, no ves la conexión; no ves el patrón de causa y efecto. Así que tienes que pasar por eso una y otra vez. Eventualmente, tu memoria puede comenzar a recuperarse y dirás. “Este patrón es igual al último”, y dices: “He estado repitiendo este mismo patrón durante tres o cuatro años. ¿Por qué tuve que esperar hasta ahora para verlo?”

Es la misma razón por la cual otras cosas no sucedieron antes —porque el momento no era el correcto.  Conscientemente no estabas preparado para verlo de esa manera. Cuando estás listo en tu conciencia, la conciencia se abre y la información te llega. Por ejemplo, leímos un libro y pensamos que era un libro muy bueno. Entonces otra persona lo lee y obtiene algo completamente diferente. Comenzará a hablar sobre alguna parte del libro y piensas: “Yo no leí eso; no entendí eso en absoluto”. Así que regresas y lo lees de nuevo, y ahí está. Sin embargo, no percibiste esa información la primera vez.

Pero un ejemplo que es aún más obvio es cuando dejas las llaves del auto en algún lugar y luego las buscas por toda la casa y no puedes encontrarlas. Más tarde vuelves a donde empezaste, y ahí están. Y luego te acuerdas de haberlas puesto allí. Pero no podías verlas antes, a pesar de que las estabas mirando directamente.

Cuando estés listo para abrirte y recibir; las oportunidades se van a manifestar.

La mayoría de las veces, si no comenzaras a buscar las llaves del auto, podrías caminar directo a donde están y recogerlas, porque la mente subconsciente sabe dónde están las llaves: porque sabe dónde las puso. La mente consciente se interpone en el camino y cree que sabe dónde están.

Comienza a establecer ideas como: «Deben estar aquí, o aquí, o allá». Entonces, si no están allí, puede volverse un poco frustrante: “¿Dónde están esas llaves? Sé que no las puse allí”. E incluso después de encontrar las llaves allí, las guardas en tu bolsillo, y es posible que todavía te sientas molesto porque sabes que tú no las pusiste ahí; y, sin embargo, allí estaban.

Puedes llamarlo un «fenómeno psico-quinético» y decir que lo hicieron «los espíritus», si tienes que culpar a alguien. O si vives con otra persona, es posible que te echen la culpa porque será muy fácil echar la culpa “allá afuera”. El lo hizo. Puedes negarlo, pero eso no va a cambiar nada, porque, aunque digas que no, sabes que esa persona lo hizo, y punto. Surge la discusión; cada uno se defiende a sí mismo y defiende su punto de vista, y las cosas pueden ponerse bastante tensas.

Hace mucho tiempo estaba hablando con una amiga y mencioné el punto de vista de que yo siempre la llamaba antes de ir a su casa. Ella dijo: “No siempre. A veces no has llamado”. Y yo dije: “Eso no es cierto. Siempre llamo primero. ¿Cuándo no lo he hecho?” Y ella me miró, se rio y dijo: “El 28 de diciembre del año pasado”. Y eso acabó con el asunto. Los dos nos reímos y seguimos riendo.

Dos horas más tarde seguía siendo divertido, porque yo había insistido en probar mi punto de vista y ella había pensado: «Si vas a insistir, aquí tienes». Si yo hubiera dicho «No», ella posiblemente habría dicho «el 29 de diciembre». Y si yo hubiera dicho, «No», ella tal vez diría «el 26». Ella habría seguido así hasta que yo dijera: «De acuerdo, está bien». Pero lo hermoso fue que en lugar de ponerse nerviosa y defenderse, no creó resistencia; ella simplemente siguió mi punto de vista defensivo y cambió toda la situación a una de humor y risa.

Estas situaciones pueden volverse un poco difíciles si no tienes cuidado con tu actitud. Con mucha frecuencia quieres tener la razón.  Y no puedes estar equivocado. Pero cuando te equivocas y te lo señalan con mucho humor, puedes aceptarlo. Y entonces puedes crecer mucho más rápido. Cuando la gente se ríe, todos pueden reírse de lo mismo. Cuando pueden sentarse y reírse de una acción, sus espíritus pueden elevarse con bastante rapidez. El gozo y el buen sentir que surge pueden elevarte.

Cuando empiezas a expresar tu conciencia superior, es muy gozoso. Y cuando puedes permitir que otras personas se expresen, su gozo puede convertirse en tu gozo.  Pero debes permitirles expresarse de la forma que sienten que es adecuado para ellos. Realmente puedes dejar que la gente se muestre como quiera, siempre y cuando no dañen a nadie. Es posible que te des cuenta dónde podrían haber dicho algo diferente, pero puedes recibir su mensaje de todos modos. Puedes ver lo que están expresando y eso es importante. Si no quieren expresarse en absoluto, no tienen que hacerlo. Eso no cambia nada.

Las personas tienen una razón para decir lo que dicen y a veces, se basa en algo que tú o yo tal vez no sepamos. No puedes negarles su derecho a decir lo que quieran, siempre y cuando no perjudiquen a nadie. Puedes aceptar lo que dicen y estar de acuerdo con ellos, pero eso no significa que tengas que creer lo que dicen. Ya sea que creas o no creas lo que te dicen, puedes aceptarlo y moverte a una posición de comprensión.

Existe una razón por la que la gente dice lo que dice, en lugar de decir otra cosa. Existe una razón por la cual la gente tiene una ilusión de una forma y no de otra. Hay una razón por la que sueñas el sueño que sueñas, en lugar de soñar otra cosa. Aunque las razones pueden no ser aparentes, de las infinitas opciones que existen en el mundo, hay razones por las que las personas eligen una expresión en particular sobre otra. Y todos estos factores son muy importantes, y debes comenzar a reconocerlo.

Mucha gente dirá: «Eso no puede ser cierto». Hay una razón por la que dicen eso, en lugar de decir: «Yo le creo». Hay una razón detrás de eso. Tal vez sean inseguros; tal vez haya una división entre sus mentes conscientes y subconscientes. Tal vez el subconsciente no le está dando ningún apoyo a la mente consciente, y ellos deben apoyarse conscientemente todo el tiempo. Estos factores marcarán la diferencia en la expresión de una persona. La persona cuyos niveles subconsciente y consciente están conectados entre sí y están trabajando juntos hacia las mismas metas, no expresarán tantas inseguridades, dudas ni temores. No tendrá que golpear a su vecino ni destrozar a otra persona, para verse mejor así mismo, al compararse.

Cada vez que alguien le lanza un dardo a otra persona, ya sea verbal, física o de cualquier otra forma, mira con cuidado, porque ese dardo está conectado de alguna manera a quien la lanza. Todo lo que tienes que hacer es tomar lo que se dijo y seguirle la pista, y podrás encontrar la fuente que lo impulsó. Cuando conoces la fuente, puedes entenderlo más fácilmente. Una vez lo entiendes, no tendrás que involucrarte emocionalmente con eso. Si puedes controlar tus emociones, puedes trabajar con mayor equilibrio y libertad.

Cuando alguien dice: ¡Fue increíble, maravilloso, lo mejor que he visto en mi vida! ¡Me encantó!» está expresando un extremo de la emoción. «No es bueno, es malvado Lo odio”, también expresa un extremo. Si puedes mantenerte alejado de cualquiera de los dos extremos y lograr el equilibrio de modo que por cada pensamiento haya un sentimiento, y por cada sentimiento haya un pensamiento, puedes tener una vida bastante equilibrada.

Y a medida que equilibres tu vida en el nivel físico, y equilibres tus emociones y tus pensamientos, vas a encontrar que otros niveles de expresión y niveles más elevados de conciencia, se abrirán para ti. Entonces comenzarás a elevar tu conciencia de las consideraciones del mundo físico – material a las realidades mayores de los mundos espirituales. Las oportunidades y las posibilidades son infinitas.

 

Baruch Bashan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma