Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Divirtámonos

He dicho una y otra vez, si vamos a hacerlo, divirtámonos. Disfrutemos el uno del otro. Sí, habrá quejas, gemidos y lamentos; eso es natural al ser un ser humano. Y divirtámonos. Después de chillar, gritar y decirle a alguien qué tan mal lo hizo, divirtámonos. – John-Roger

Esta carta de John-Roger se publicó por primera vez en el New Day Herald, en Marzo de 1991.

Las cosas de la vida que parecen asustarnos no son tan malas como las cosas que usamos para asustarnos a nosotros mismos, pero no las miraremos directamente. A veces echamos un vistazo, o simplemente una mirada, y esperamos poder verlo lo suficiente como para estar conscientes de ello y no tenerle miedo. Los mayores temores que tenemos son sobre lo que pensamos que podríamos descubrir. ¿Qué podría descubrir una persona en sí misma que fuera tan aterrador?

“Tal vez descubran que no soy quien digo ser. Tal vez descubran que puedo citar a Shelly pero no puedo citar a Emerson. O tal vez piensen que puedo montar un caballo de carreras pero no puedo arar un campo. O pueden pensar que solo puedo hablar a las ocho de la noche cuando se pone el sol y en la mañana no puedo mantener una conversación decente”.

¿Suenan como cosas aterradoras? Sin embargo, la gente se involucra en cosas que son así. “¿Qué pasa si descubren que tengo dientes postizos? ¿Qué pasa si se enteran de que hice aumentar mis senos mediante cirugía? ¿Qué pasa si descubren que tengo barbillas y mejillas postizas y liposucciones y abdominoplastias e implantes capilares? ¿Qué pasa si se enteran…? ¿Sabes lo que descubrirán? Simplemente descubrirán eso. Eso es todo.

“Pero ¿y si descubren eso y luego piensan que soy un farsante?” ¿Qué pasa si no descubren eso y todavía piensan que eres falso? “Pero no sabrán por qué piensan que soy falso, y está bien. Todavía puedo disfrazarme.

El proceso de ser un ser humano no es una cosa conveniente. Es extremadamente inconveniente. ¿Te das cuenta de cuántas personas tienes que obtener aprobación para poder seguir existiendo como eres? Es notable, ¿no?

Creo que, a medida que avanzamos más y más hacia Windermere y nos reunamos allí, vamos a encontrar que vamos a tener una mayor sensación de diversión y libertad. La limitación de nuestra propia vergüenza se disolverá.

Algunos de ustedes van a decir: «No quiero subirme al caballo porque ¿cómo me veré cuando me caiga?» Te verás como si te hubieras caído de un caballo. “Bueno, no sé cómo voy a manejar eso”. Bueno, o bien, vas a llorar, o te reirás, o te callarás, o darás un grito, o harás algo. ¿Y qué?

«Pero, temo que me avergonzaré». No dejes que esa idea se interponga en tu camino para hacer algo.

“¿Y que, si no le gusto al caballo?” Bueno, supongo que es lo mismo que tener la puerta de un ascensor cerrándose en tu cara, sube y te deja parado allí y eres rechazado. O bien, te subes al caballo o consigues otro caballo, como si te subieras a otro ascensor.

¿Alguna vez escuchas hablar a la gente sobre el riesgo? Este es uno de los principios de una de las organizaciones en la división educativa. Arriesgar.

Cuando el placer de hacer se vuelve realmente valioso para nosotros, entonces, importa muy poco cuál sea el objetivo. El objetivo podría ser casi cualquier cosa y estará bien. Pero si el objetivo está bien y es complicado llegar allí, no estará tan bien.

Por eso he dicho una y otra vez, si vamos a hacerlo, divirtámonos. Disfrutemos el uno del otro Sí, habrá quejas, gemidos y lamentos; eso es innato al ser un ser humano. Y divirtámonos. Después de chillar, gritar y decirle a alguien qué tan mal lo hizo, divirtámonos.

Esa es la nota clave de lo que estamos haciendo en Windermere. Van a pasar cosas serias. Sucederán cosas emocionales, aun así, nos vamos a divertir.

Entonces, en medio de tu crisis, cuando estés allí, si alguien a la vuelta de la esquina se está riendo histéricamente por algo divertido, no lo tomes como algo personal. También puedes intentar reírte.

Cuando escucho la palabra “Windermere”, algo dentro de mí se ríe. No sé por qué es eso. Tengo diferentes imágenes, pero, aun así, ninguna imagen lo hace por mí, excepto que todas parecen hacerlo.

El nuevo conocimiento es arriesgado. A menudo tienes que hacer algo con él. Predicar nuevos conocimientos es aún más arriesgado a menos que digas: «Esto es solo información, haz con ella lo que quieras». Eso es lo que hago; Solo te doy la información y luego haces con ella lo que te plazca.

 

Baruch Bashan

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma