Tienda
Menú
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

¿Cómo puedo trabajar con el Espíritu para cuidarme en mi nivel del diez por ciento?

 

Traducción: Sonia Salas


Pregunta: ¿Cómo puedo trabajar con el Espíritu para cuidarme en mi nivel del diez por ciento?

Respuesta: Nosotros en el MSIA, llamamos Espiritualidad Práctica a nuestro enfoque. Nos damos cuenta de que lo que está sucediendo aquí es en cierta medida personal, y que es de nuestra incumbencia y algo que tenemos que resolver nosotros. Lo llamamos el “Diez por Ciento”. Ésas son las cosas y experiencias que se te asignan para que aprendas y crezcas. De modo que tu diez por ciento es personalizado e individualizado con ese propósito.

Tu diez por ciento también es santificado por Dios. Es santo y sagrado. Entonces, realmente es importante cuidar de tu nivel del diez por ciento: tu nivel personal, tu individualidad. Considéralo como tu primera tarea asignada en este mundo.

Cuida de tu nivel del diez por ciento para demostrar que estás preparado y listo para el otro noventa por ciento. Si no estás listo, puede que descuides tu nivel. Eso demostrará que no estás preparado y que todavía estás aprendiendo y creciendo en el nivel del diez por ciento.

Ordena tus prioridades de la manera en que Dios te las asignó. Cuida del nivel que es responsabilidad tuya. Eso comienza aquí y ahora con tu cuerpo. Es como si un rayo de fuerza vital entrará y te incorporara en ese cuerpo. Ésa es una señal de que primero debes cuidar de lo que sucede en ese nivel.  En el MSIA, nuestra primera regla fundamental dice: “Cuídate para que puedas ayudar a cuidar a otros”, y se refiere a cuidarte a ti mismo como un ser divino en este mundo.

Una gran clave es amar tu vida — tu diez por ciento. No conozco ninguna forma de eludir tal como es. De modo que ámala. Cualesquiera sean las condiciones, ama tu vida tal cual es.

Vive como si estuvieras bendecido y eso siempre se manifiesta como gratitud. Así es como sabes: “Dios mío, estoy siendo cuidado. Estoy siendo protegido.  Se me está proveyendo de todo lo que necesito. Soy yo el que puedo limitarlo. Y soy yo también quien puede dejar ir las limitaciones y liberarlo”.

Cuida de tu diez por ciento, lo cual incluye tu cuerpo, tu mente y tus emociones. También involucra cuidarte haciendo ejercicios espirituales, tomándote tiempo para ir adentro a restaurarte en la Luz divina de quien eres.

Cuando consideras que tú eres la Luz y eres el Sonido, eso es algo celestial, es de una naturaleza que transforma. De modo que te toma y te eleva, a medida que te vas haciendo más y más grande.

De alguna manera, se nos permite la ilusión de la separación, la ilusión de que podemos alejarnos de esto. Así que, aunque tus ojos físicos y tus oídos físicos fueran ciegos y sordos, puedes saber que: “Estoy viendo y escuchando a Dios. Lo conozco en el silencio. Lo traduzco en lo que sea que yo vea. Y si es oscuridad, lo traduzco en Luz.”

El nivel del diez por ciento se trata de experiencia. Las cosas vienen a ti del Espíritu en una gran variedad de formas para que las experimentes como Alma que está aprendiendo y creciendo en este mundo. Mucho de ello tiene que ver con que lo resuelvas en tu vida, de manera tal que, sin importar qué suceda, lo ames y lo aceptes. No vas en contra de ti mismo. No te menosprecias, sino que te honras de la misma manera en que honras a Dios, porque tú y el Señor son uno.

Baruch Bashan

John Morton, Director Espiritual del MSIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma