Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Diezma a la Fuente de tu Alimento Espiritual

Encontré esta frase, diezma a la fuente de tu alimento espiritual, hace más de 30 años y ejemplifica mi experiencia con el diezmo.

Permítanme decir primero que “Dios siempre me cuida”.

Sin embargo, cuando no diezmo, solo obtengo las migajas de la mesa de Dios.

Cuando doy el diezmo, obtengo un lugar en la mesa de Dios. Esta mesa es enorme, tanto que no puedo ver sus límites. Y está llena de una cantidad inimaginable de abundancia y riqueza. Los elementos de esta mesa tienen un valor nutricional superior. Además, cuando tomo algo de esta mesa, se reemplaza de inmediato. Hay más de lo que alguna vez podría usar. Debido a esta abundancia, no es necesario que entre en la codicia, así que solo participo de lo que necesito y hay suficiente para mí y suficiente para compartir.

Ahora, con esta imagen en mente, si hay algo que me gusta está fuera de mi alcance, entonces pido que me lo pasen (¡Por favor, pásenme un auto digno de confianza, por favor!). Este pedir es a lo que llamo “Sembrar”.

Después de hacer esta solicitud, tengo paciencia porque tal vez el automóvil que ya tengo es el «automóvil más digno de confianza » para mí. Esta siembra/pedido hace que aumente mi conciencia de mi abundancia actual. ¡Después de todo, Dios está a cargo de todos modos!

Una cosa más que podría agregar es que el MSIA y las enseñanzas del Viajero son, para mí, ¡el valor nutricional más alto de todas las enseñanzas que he encontrado hasta ahora!

Jeffrey Bunting

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma