Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Nuestra Herencia Espiritual – Paz

La paz primero debe comenzar contigo y conmigo, como individuos. Entonces, como grupo, podemos crear, permitir y promover la paz a tal grado que sea contagiosa. En lugar de una enfermedad negativa, podemos iniciar una epidemia de paz que puede extenderse por todo el mundo. – John-Roger

Este artículo de John-Roger se publicó por primera vez, en el verano de 1986.

Nuestra herencia espiritual como hijos de Dios es de paz. Sin embargo, la historia de los seres humanos en la Tierra es una historia de turbulencias. Algunos podrían interpretar esta aparente contradicción en el sentido de que la paz está disponible solo después de que dejamos este plano físico y entramos en los reinos del Espíritu. Podrían decir que la vida en este planeta siempre ha estado involucrada en guerras y conflictos, y “así será siempre”.

Mi punto de vista es que podemos tener paz, alegría y abundancia en el Espíritu y, simultáneamente, llevar esta energía al nivel físico. Por supuesto, soy consciente de la negatividad y los conflictos en los que la gente ha participado a lo largo de los siglos. Sin embargo, sé que la paz, en nuestro tiempo en este planeta, es posible.

Lo siguiente a considerar es cómo se puede lograr esto. Ha habido precedentes históricos como la lucha por la paz, “la guerra para acabar con todas las guerras”, tratados de rendición incondicional, declaración de fronteras y acuerdos para apoyar el fin de los conflictos. Aunque bien intencionados, aparentemente estos no han sido efectivos.

Miro al mundo y veo conflictos militares en muchos continentes; Veo naciones que se declaran a sí mismas como acertadas y a otros países como equivocados; Veo religiones, sectas, razas y credos en combate por cuestiones que van desde los derechos de expresión hasta la propiedad geográfica. En un nivel menos global, también estoy consciente de conflictos dentro de los matrimonios y las familias. El uso de sustancias que alteran la mente ha aumentado sustancialmente y existen otras manifestaciones de negatividad. Sin embargo, soy optimista. ¿Síndrome de Pollyanna? No lo creo. Sé que la paz y la alegría están disponibles, en nuestro tiempo, en esta tierra.

¿Cómo se puede lograr esto? Primero debe comenzar con cada uno de nosotros. Sería tonto, si no francamente hipócrita, señalar con el dedo el comportamiento negligente de un niño si no hay armonía entre los padres. Del mismo modo, no podemos esperar que nuestros líderes gubernamentales resuelvan nuestros problemas si nosotros no hemos elevado nuestra propia conciencia de paz. De poco sirve poder amar al mundo pero no tener paz con nuestro prójimo. La paz primero debe comenzar contigo y conmigo, como individuos. Entonces, como grupo, podemos crear, permitir y promover la paz a tal grado que sea contagiosa. En lugar de una enfermedad negativa, podemos iniciar una epidemia de paz que puede extenderse por todo el mundo.

Pero, nuevamente, antes de dejarte llevar por el entusiasmo por las posibilidades, recuerda que la paz debe comenzar en el hogar. En tu hogar físico, sí, pero aún más importante, estoy hablando del hogar dentro de ti. Puedes llamarlo el corazón, el Espíritu, Dios, el Viajero, la conciencia, el cuidado, la empatía. Esas son solo palabras para identificar ese lugar de paz dentro de ti. Te pido que vayas al lugar que responde cuando sostienes a un niño, el lugar que despierta en ti, cuando ayudas a alguien solo por el placer de hacerlo. Conéctate con la energía sagrada que cobra vida cuando expresas amor.

Todos hemos experimentado momentos de paz y alegría en nuestras vidas. Tal vez ahora sea el momento de expresar esa paz más a menudo que en esos preciosos momentos. Tal vez ha llegado el momento de movernos a la conciencia interna de la paz, — no solo por un momento aquí y allá, sino todos los días, cada hora, cada minuto, — y luego regalar la paz compartiéndola con los demás. Esa es la magia de la paz y el amor. Cuanto más las regales, más abundancia dentro de ti estará disponible.

El truco es continuar con el proceso que te despierta constantemente al don de Dios dentro de ti. Ese proceso puede ser tan simple como hacer ejercicios espirituales todos los días; puede ser tan hermoso como ayudar a alguien que lo necesita de manera constante; puede ser tan perfecto como apoyar el punto de vista de alguien en lugar de discutir con ellos; puede ser tan divertido como jugar con un niño en su nivel; puede ser tan satisfactorio como completar una tarea difícil, limpiar una habitación, escribir una carta, pagar una factura o hacer esa llamada telefónica a alguien que amas pero con quien no has hablado en mucho tiempo.

La paz no es algo estático. Es una energía que, para mantenerse viva, debe expresarse constantemente, —no de manera agresiva, sino de una manera amable y compartida de tal manera que le dé a la otra persona espacio para su propia expresión.

Este es un momento en que los seres humanos, como individuos y como grupo, estamos tomando conciencia de que no sólo tenemos un ferviente anhelo de paz, sino que también tenemos la capacidad de hacerla realidad. Podemos poner nuestra energía amorosa en declarar la paz en lugar de la guerra. Tenemos el poder de crear una relación pacífica con nosotros mismos, nuestros cónyuges, nuestros hijos, nuestros parientes, toda nuestra familia humana en el planeta, independientemente de su raza, credo, color, género o nacionalidad.

Aquí y ahora está tu oportunidad de estar en paz, — primero contigo mismo y luego, compartiéndola, con los demás. Me uno a ustedes para reclamar nuestra herencia espiritual de paz y amor.

Baruch Bashan,

John-Roger

MOMENTO DE PAZ CON JOHN-ROGER SOBBRE ELEGIR SABIAMENTE

 Momento de Paz | John-Roger Elegir Sabiamente, Estar en Acuerdo Unánime es estar en el Cielo.

MP034 – Un Momento de Paz desde el Taller de Guerrero Espiritual III

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma