Tienda
LANGUAGE

Nuevo Amanecer

Los Dos Principios Básicos de las Relaciones


Todos somos uno. Cuando no aceptas y amas a una persona, creas separación hacia los demás. Creas una separación entre tú y tu Dios, entre tú y el Dios en los otros.


1. Todas las relaciones están dentro de ti.

Puede parecer que las relaciones son entre tú y otra persona u otras personas, pero siempre se trata de tu relación contigo mismo, y toda relación es uno de los mejores espejos que puedas tener de ti, de tus patrones, de tus creencias, de tus respuestas condicionadas.

En esencia, toda relación con otra persona refleja tu relación contigo mismo. Por lo tanto, revisa lo que te mueve.

¿Por qué haces lo que haces?

¿Hay razones de fondo que justifiquen tus acciones, tus pensamientos y sentimientos?

Este tipo de exploración personal puede revelarte mucho sobre ti mismo, especialmente si ves que cada relación te dice cómo eres contigo mismo.

2. Nunca hay una razón lo suficientemente buena para negarle tu amor a nadie.

Podríamos pensar que estamos plenamente justificados a dejar de amar por una variedad de razones: aburrimiento, irritación, enojo, dolor, etc., pero el amor nunca deja de ser el fundamento de la vida y es lo más importante de todo.

Eso no significa que debas ser el esclavo de nadie o aceptar ser maltratado de la forma que sea y, a veces, la actitud más amorosa es hacerle saber a la otra persona que no participarás en lo que ella te está haciendo.

Otra alternativa es participar y seguir amando.

Cuando experimentas a Dios, sientes amor, ese amor que trasciende todas las limitaciones físicas y moviliza el lugar más sagrado y profundo de ti, y entonces sabes que estás en presencia de tu divinidad.

Deja que ésa sea la vara con que midas en tu existencia. Si en alguna ocasión sientes que no estás expresando ese grado de amor, reconéctate con tu amor porque eso será lo más valioso para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2014 Movimiento del Sendero Interno del Alma