El Compromiso Que Va Más Allá de Todas las Cosas

By: Leigh Taylor-Young, Embajadora de MSIA

October 25th, 2019

El Compromiso Que Va Más Allá de Todas las Cosas

 

Como Embajadora de Luz, a veces se me pide que oficie bodas. En preparación para una boda reciente, encontré palabras que siento describen la oportunidad (y el desafío) del matrimonio: encontrar el compromiso que va más allá de todas las cosas.

Por esa misma época, estaba hablando con John Morton sobre el Cristo y él dijo: “La escala del Cristo es amar a todos”. Pensé, “como quien ama a todos, Cristo está casado con todos”. Cristo está comprometido a amar a todos de tal manera que va más allá de todas las cosas.

Como Embajadores de Luz, somos emisarios de Cristo. Ser un emisario es ser un agente directo. Como tal, estamos casados con todos y llamados a ser los que se comprometen a amar a todos.

Recientemente tuve la oportunidad y la conciencia de hacer una elección que demostró amar a todos. Esta opción se me mostró en mis ejercicios espirituales y significaba que escribiría un correo electrónico muy humillante, uno que no quería escribir. Escribí el correo electrónico y renuncié a mi posición de ser “correcta”. No fue fácil, pero fue la elección correcta porque abrió el corazón y permitió que la situación se moviera.

Como Embajadores de Luz, somos agentes directos del Cristo y nuestro compromiso es amar a todos, ya que el estándar de oro de Cristo es amar a todos. Los invito a que se planteen un desafío a sí mismos, un compromiso de amar a todos, a tomar esas decisiones que demuestren amar a todos, a analizar más profundamente su compromiso de amar a todos como emisarios de Cristo.

Baruch Bashan

Añade tu voz

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

Si, estoy de acuerdo en que al aceptar al Cristo estamos comprometidos con su misma manera de amar y ese es nuestro desafío de cada día, tal como en el matrimonio , cada día tenemos que enfrentar desafíos algunos mas simples otros mas difíciles aun con nuestra pareja y ahí es cuando me gusta recordar que yo elegí a mi pareja, sin ninguna obligación ni enmienda al igual que elegí a Cristo como mi bien amado viajero y maestro. Eso me ayuda a centrarme y volver a reconocer que el amor es lo primero.